Lo verdaderamente necesario

“Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” S. Lucas‬ ‭10:41-42‬ ‭RVR1960

Todos sabemos la historia de Lázaro; él era hermano de Marta y de María. María fue quien ungió al Señor con perfume y enjugó los pies con sus cabellos. 

En esta ocasión, Jesús estaba en casa de Marta y de María ya que Lázaro había muerto. Marta -dice la Palabra-, se ocupó en los quehaceres de la casa y María solamente se sentó a escuchar a Jesús. Marta -me imagino yo-, afanada por sus responsabilidades, y molesta al ver que María -según ella- no hacía nada, le pidió a Jesús que interviniera y le dijera a María que le ayudara; pero, para sorpresa de Marta, Jesús le respondió y le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Muchos hoy en día andan preocupados por los afanes de este mundo y dejan de preocuparse por lo que verdaderamente es importante. Algunos se preocupan por su trabajo, por sus posesiones, por su familia, por sus finanzas, por el qué dirán, por enemigos, por deudas, etc.; muchos ministros que trabajan en la obra de Dios, también se preocupan más por la obra, por los planes y las metas, que por el dueño de la obra. Ignoran o hacen caso omiso de lo que la Palabra de Dios nos enseña en ‭‭S. Mateo‬ ‭6:31-33 “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Pablo también nos dice en Filipenses‬ ‭4:6‬ “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”

Todos tenemos metas y sueños que queremos cumplir pero todas estas cosas son temporales, son pasajeras. Debemos enfocarnos mejor en lo que es eterno, en lo que no perece, en lo que permanece. Como dicen las Escrituras, debemos hacer tesoros en el cielo y no aquí en la tierra. “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.”‭‭ S. Mateo‬ ‭6:19-20

Dejemos pues a un lado todos nuestros afanes, no sigamos la corriente de este mundo y mejor busquemos a Dios primeramente. Acerquémonos a Él y confiemos en que Dios tiene el control de todas las cosas y cuida de nosotros siempre. 

Recuerden que podemos estar afanados por muchas cosas pero sólo una cosa es verdaderamente necesaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s